Sucesión Testamentaria

El testamento se otorga, por quien posee los bienes y se dirige hacia los herederos forzosos, si no los tiene con arreglo a ley.

La Sucesión por testamento, se encuentra regulado por el artículo 686, del Código Civil. Por el testamento una persona puede disponer de sus bienes, total o parcialmente, para después de su muerte, y ordenar su propia sucesión dentro de los límites de la ley y con las formalidades que ésta señala.

Son válidas las disposiciones de carácter no patrimonial contenidas en el testamento, aunque el acto se limite a ellas.

Sobre la Incapacidad para otorgar testamento:

Artículo 687.- Son incapaces de otorgar testamento.

1.- Los menores de edad, salvo el caso previsto en el artículo 46.

2.- Los comprendidos en los artículos 43, incisos 2 y 3, y 44, incisos 2, 3, 6 y 7. (*)

3.- Los que carecen, en el momento de testar, por cualquier causa, aunque sea transitoria, de la lucidez mental y de la libertad necesarias para el otorgamiento de este acto.

(*) Artículo 43.- Son absolutamente incapaces:

2.- Los que por cualquier causa se encuentren privados de discernimiento.

3.- Los sordomudos, los ciegos sordos y los ciegos mudos que no pueden expresar su voluntad de manera indubitable.

Artículo 44.- Son relativamente incapaces:

2.- Los retardados mentales.
3.- Los que adolecen de deterioro mental que les impide expresar su libre voluntad.
6.- Los ebrios habituales.
7.- Los toxicómanos.

Está cada vez más cerca a la solución de su caso